14 sept. 2010

Vuestras luces


Vengan a mí vuestras luces, tierra agua aire fuego

Puedo oficiar de camarero, de mosca zumbadora,

De cuadro en la pared, de hielo en los vasos de scotch.

Vengan a mí vuestras luces, poetas de las cenizas

Viajantes de los tiempos, oropeles en papeles marfil.

Olvidaré que no soy joven, que el viento llevó mi sombrero,

Que a mi playa se le inundó el hotel más caro a mis sentidos.

Ustedes que tienen cientos de vidas de soledad a sus espaldas,

Que domaron el dolor a fuerza de silla y látigo en el circo de las épocas

Que el caos respirado en las atmósferas oscuras fue multiplicado

En miles y miles de páginas para sedientos y hambrientos profanos.

Ustedes, perdónenme si esta noche me escabullo en sus laberintos

Si les pido vengan a mí sus elementos básicos, tierra aire fuego agua

Que vengan a mí vuestras luces, que sus alas de insomnio me trasladen

Trashumantes y mutiladas hasta la cárcel del sueño imposible de llegar.